¿Debemos tirar quites o sólo esperar a que el rival se equivoque?

Defender es un arte que al igual que cuando un jugador ataca, éste debe tener los recursos técnicos para recuperar o robar la pelota del rival. Para quitar hay técnicas específicas dentro del hockey que debemos transmitirle a nuestros jugadores. ¿Qué tanto incluimos el desarrollo de los quites en nuestros entrenamientos?

A veces cuando miro un partido de hockey, me gusta mucho mirar a los bancos de suplentes y escuchar. Mirar como un entrenador gesticula, transmite y comunica me permite obtener nueva información y sacar conclusiones. Es una de las maneras más efectivas que encuentro para aprender, siempre se puede aprender de otros.

Por supuesto que tambien trato de escuchar y pensar acerca del contenido de la información que ellos transmiten. Me interesa mucho saber que dicen para poder analizarme a mí mismo en mi trabajo y así incorporar nuevas herramientas para aplicar con los equipos que dirijo o cuando me toca conducir algún curso.

Una de las cosas que escucho mucho en los partidos, y tal vez estoy equivocado y es sólo mi opinión personal, es la frase “no tires quites”. Entiendo por qué se dice: muchas veces los entrenadores no queremos que nuestros jugadores cometan una falta innecesaria que le permita al rival recuperar la posesión de pelota, y así nos tire por borda el esfuerzo físico de la presión que podemos ejercer sobre el contrario.

Sin embargo, si sólo nos dedicamos a quitar con todos manos sin tirar quites, perdemos la posibilidad de robar la pelota con una acción propia ya que pasamos a depender de que el rival nos las entregue. En mi opinión eso sería una recuperación más que un quite.

Para ponernos en situación, me estoy refiriendo a cuando un rival tiene la bocha controlada y un jugador nuestro sale a tomar y enfrentar el 1 contra 1. Puede ser cuando uno hace un bloqueo sobre la salida del contrario, cuando el 5 rival recibe en el medio o incluso cuando un delantero rival está atacando a nuestra defensa. Entonces esto sería para cuando hay un espacio de campo abierto, ya que dentro del círculo propio evitaría el tirar quites porque el espacio es menor, cerrado y la posibilidad de generar una falta que genere un córner corto es un peligro latente.

A su vez, el tirar quite controlado hace que el contrario se sienta bajo un riesgo constante que lo va a forzar a tener que preocuparse que tener la pelota en protección y control, además de tener que buscar un pase o un despeje. Eso permite que ejercer una presión un poco más alta sobre la bocha, forzando el error.

En conclusión, creo que debemos entrenar la técnica de quite controlada, porque sirve para robar la pelota, forzar el error y ejercer una presión un poco mayor que simplemente sosteniendo siempre el palo con dos manos.

Para hacer esto primero debemos practicar las diferentes técnicas de defensas, y eso en mi experiencia, es algo que muchas veces dejamos para lo último. Nos enfocamos en la posesión de pelota, las salidas, las técnicas de pase y recepción, tiro al arco y más. Pero dejamos la práctica de defensa para el final, creo que eso es algo que no debemos dejar de lado y debemos darle la importancia que le corresponde.

 

Pablo Mendoza
FIH Academy Educator
Director de Cursos Hockey

CURSOS DE HOCKEY ONLINE

EJERCICIOS PREMIUM DE HOCKEY